Es necesario entender que, para que tu empresa pueda ser reconocida y vender sus productos y/o servicios, es indispensable tener un manual de marca que represente tu identidad corporativa, así los clientes pueden saber de ella, entenderla y reconocerla. Esto da un paso para que puedas generar recordación y diferencia dentro de tu industria.

Antes, las empresas solo se dedicaban a generar diseño en cuanto a la venta de productos o formatos que pudieran llegar a las personas de forma física. Hoy, nos hemos dado cuenta que la presentación suma muchísimos puntos a la hora de mostrar tu marca, además de generar un llamado o contenido atractivo y lúdico.

Se cree que todas las empresas deberían tener un manual de marca, ya que genera secuencia y estructura visual en todo el contenido que tu marca genere, desde lo más primordial hasta una imagen que aporte como ejemplo a lo que necesitas explicar: todo suma, ¡recuérdalo siempre!

 

La importancia más grande del manual de marca es responder a toda representación o formato que requiera presentar tu marca a través de especificaciones claras: nada puede quedar al azar.

El manual de marca o identidad corporativa incluye:

Estructura y contenido corporativo: Puedes agregar a tu manual de marca, tu identidad a través de recursos como “¿quiénes somos?”, visión, misión, etc. Esto ayuda a generar un valor dentro de tu empresa y que los clientes puedan saber lo que haces o tus metas a grandes rasgos.

Especificación visual: Aquí es donde comienza tu momento de presentar todo lo que haces de forma gráfica y visual: Con esto, logras poner en contexto a tus clientes sobre tu marca y los recursos como:

  • Logotipo: Lo importante es mostrar tu logotipo y señalar sus medidas, dirección y representación de cómo iría aplicado a cualquier tipo de formato.
  • Tipografía: tu logotipo debe ir acompañado de una tipografía que debes mostrar por sí sola, además de alguna que tu marca vaya a usar frecuentemente (se recomiendan dos tipografías y no más para poder presentar tu imagen corporativa), además de especificar si se ocupará con negrita, cursiva, subrayada o normal. Es importante dar todas las especificaciones.
  • Colores: Debes presentar el color corporativo que te identifica en el manual, con sus pantones correspondientes, además de los colores secundarios que se ocuparán en líneas, botones de “ver más” o clicks.

Especificación de papelería corporativa y comunicación: Luego de especificar tu logo, tipogría, colores, íconos, etc. Es importante dar a conocer la aplicación en diferentes formatos que tienen cada uno de ellos como: afiches, tarjetas de presentación, folletos, anuncios, etc. Así la visión se amplía aún más y genera más atención en el público.

En conclusión, un manual de marca corporativa, concluye tu trabajo visual y comunicacional a través de un formato simple y llamativo de ver, fortalece tu identidad, asegura y muestra el uso correcto de tu marca, garantiza una coherencia en lo que muestras, de forma ordenada y limpia. Y además, puedes llevar tu manual a todos lados de manera física, como tu mejor carta presencial.